El rincón de Jesús y Mariví

PortadaPerfilesMi trabajoViajesEventos

 

 

             AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIOHUESCA

RUTA VERDE:  De Huesca a Torla

ABIZANDA

 

En la comarca del Sobrarbe, encaramado sobre una peña, se encuentra este pueblo, que tuvo importancia como lugar estratégico en la frontera. Sobre la cota más alta de Abizanda se levanta el edificio eclesial de estilo gótico tardío y un elevado torreón cuadrangular, es lo que queda del magnífico recinto del castillo románico. Se podría reconstruir la planta de este castillo siguiendo la cimentación de la muralla, de la cual escasamente se conserva algún tramo. El castillo se construyó tras la toma a los musulmanes por Sancho III el mayor. Se conoce la fecha de su construcción en 1023 y también al primero de sus tenientes, Ato Galíndez. El castillo forma parte de la línea defensiva que extendió este rey en todas las sierras prepirenaicas desde el condado de Aragón, pasando por el de Sobrarbe hasta el de Ribagorza, y en este caso concreto debía defender  las incursiones por el valle del Cinca.

 

AINSA

 

       Capital del antiguo reino de Sobrarbe incorporado al de Aragón en el siglo XI, la villa constituye un magnifico exponente del urbanismo medieval. La Villa de Ainsa, declarada Conjunto-Histórico-Artístico, presenta en su casco antiguo un conjunto uniforme y apiñado de casas enormemente armónico, en el que destacan la esbelta torre de La Colegiata y el enorme recinto del castillo, casi tan grande como el resto del pueblo. Conserva casi totalmente las murallas que lo rodeaban, y está plagado de monumentos que nos retrotraen al medievo.

  

 

 

 

 

  

          La Colegiata de Santa María es una preciosa iglesia románica enclavada en el casco antiguo de la ciudad, donde lo que más destaca es su torre de planta cuadrada. Una vez dentro destacaría dos elementos curiosos: El pequeño claustro asimétrico, y la capilla que hay detrás del altar mayor. El lugar inspira paz y tranquilidad, es un sitio que debe visitar no sólo el aficionado a la arquitectura medieval, sino también el profano.

 

        La villa consiste en una amplia plaza-mercado, rectangular, con soportales en dos de sus lados, sobre arcos desiguales, y dos únicas calles, convergentes a la plaza. Las casas conservadas no son anteriores al siglo XVI. En ellas destacan sus puertas de arco de medio punto, las ventanas ojivales y sus magníficas forjas. Junto a la belleza artística y arquitectónica de la villa, sobresale el valor etnográfico de todo el conjunto: casas típicas, cornisas, balconadas, picaportes... Está llena de vida. Bajo los arcos de la plaza, las tradicionales fondas y restaurantes suelen estar llenos de comensales que degustan los platos típicos de la región.

 

 

       En la explanada próxima al castillo, la Cruz Cubierta (S.XVI) se erige orgullosa como símbolo de los orígenes legendarios de la villa. Conmemora la victoria en el 724 de las tropas cristianas de Garcí Ximénez sobre el ejército musulmán, gracias a la milagrosa aparición de una cruz de fuego en la carrasca. Cada dos años, los ainsetanos rememoran esta gesta protagonizando la representación épico-dramática de La Morisma. 

 

La Fortaleza:  Se halla aislada en lo alto del casco urbano y pueden observarse dos construcciones militares distintas, perteneciente la primera a la segunda mitad del siglo XI, destaca una torre pentagonal de reducidas dimensiones, construida en sillarejo, y la más reciente a finales del siglo XVI. En 1593 el ingeniero italiano Tiburcio Spanocchi diseñó la nueva fortificación, que, junto con la ciudadela de Jaca y la desaparecida de Benasque, reforzaban la frontera aragonesa.

BROTO

 

El municipio de Broto está enclavado en la Comarca del Sobrarbe, en pleno corazón del Pirineo Aragonés. Situado a la entrada del Valle de Ordesa,  junto al Río Ara, es un mirador del impresionante Mondarruego, entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido por su vertiente oeste.  

 

 

La Cascada de Sorrosal

A unos metros del pueblo se divisa una gran pared en la que se aprecia perfectamente el poder de las placas tectónicas pudiendo advertir grandes pliegues en la roca. Justo en la parte media de la pared sale un gran salto de agua que varía dependiendo de la época del año, en mi caso fui en Agosto y caía agua pero no como en los meses de primavera donde el deshielo que proviene de las grandes montañas de Pirineos hace que ruja con toda su fuerza esta bonita cascada.

        

TORLA

        Torla es una localidad de Huesca situada a la entrada de la confluencia de dos valles. El valle de Bujaruelo y el valle de Ordesa. El pueblo conserva una gran harmonía en sus construcciones y es un pueblo de gran encanto  del Pirineo Aragonés.

 

 

      Un pequeño pueblo de empinadas y empedradas calles; lo primero que llama la atención es contemplar la estampa de la iglesia del siglo XVI ante las montañas que le hacen de fondo. En cuanto nos adentramos en el pueblo lo hacemos también en la arquitectura típica pirenaica, amplias casas de grandes muros de piedra, techos de pizarra y las chimeneas redondas que abundan por la zona; piedra, madera y hierro forjado son los elementos más recurrentes en la construcción.

 

 

     El pueblo está muy cuidado (flores en las puertas y las esquinas), los comercios también miman hasta el ultimo detalle, con sus letreros en madera y su escaparates delicadamente engalanados .Torla pertenece (desde que en 1977 fue reconocido por la UNESCO) junto a otros pueblos de la zona a la Reserva de La Biosfera Ordesa Viñamala .

 

 

 

PRINCIPIO PÁGINA                           MAPA DE HUESCA