El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO FRANCIAAQUITANIA  

ROCAMADOUR

    

El pueblo de Rocamadour es conocido como ciudad sagrada y lugar destacado de peregrinación. Emplazado sobre un acantilado calizo, domina majestuosamente el cañón del Alzou. ¡Qué maravilla de entorno salvaje y protegido! La fama de sus santuarios, y sobre todo del santuario de la Virgen Negra, hace que cada año infinidad de visitantes y peregrinos acudan a Rocamadour. Hasta el punto de convertirlo en el segundo lugar más visitado de Francia después del Monte Saint-Michel.

 

     

 

Castillo de Rocamadour: La entrada al castillo se hace a través de un torno que es complicado evitar y para el que tienes que pagar 2 euros para recorrer el pequeño tramo que hay para los turistas. Además, de pasear junto al tejado y divisar las grandes vistas, podrás observar el jardín que tiene el castillo y la Plaza de las Capillas que está justo debajo.

  

 

 

Después de subir los 216 peldaños de la Gran Escalera que conduce a la plaza de las iglesias, peregrinos y visitantes se dirigen a los siete santuarios de Rocamadour, entre los que destacan la capilla de Notre-Dame, la basílica de Saint-Sauveur y la capilla de Saint-Michel. Es ineludible visitar la capilla de Notre-Dame o capilla milagrosa, donde se guarda una estatua de la Virgen Negra que data del siglo XII. Cerca de esta capilla se encuentra la tumba de San Amadour. El antiguo palacio episcopal, al que también se entra desde la plaza, alberga el Museo de Arte Sacro, con su colección de obras religiosas de la ciudad

        

La iglesia de Notre Dame es el lugar en torno al que ha crecido Rodamadour desde la Alta Edad Media. En su interior, oscuro y recogido, puedes ver la Virgen Negra, que es como se conoce a Santa María de Rocamador, a donde únicamente entra un poco de luz por sus detalladas ventanas. En el exterior, cabe destacar una réplica de la espada clavada en la roca, la espada Durandal que perteneció a Rolando. La verdad es que la espada me impresionó muchísimo porque parece que realmente parte la roca sobre la que se sujeta.

 

   

 

 

   

IR A:               principio página                   anterior Padirac                                  Mapa  Perigord