El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO HOLANDA  

LEIDEN

Leiden es una de las ciudades más hermosas de Holanda. Situada a solo 35 kilómetros al suroeste de Amsterdam, y algo más cerca incluso de La Haya, yo la definiría como una especie de Amsterdam, pero en pequeñito. Su centro histórico de canales y casas pintorescas de estilo flamenco nos recuerdan a la musicalidad animada de la gran ciudad holandesa. Pero Leiden tiene también su encanto genuino y particular. Fue aquí donde, en 1575, se fundó la primera universidad en Holanda. Además, un año antes se convirtió en la única ciudad holandesa que fue capaz de resistir un asedio por parte de las tropas españolas. Por otro lado, Leiden es la cuna de Rembrandt y del comercio de los tulipanes.  A pesar de ser una ciudad pequeña, su carácter cultural es amplísimo, no en vano cuenta con hasta 15 museos, diferentes galerías de arte, mercados, librerías antiguas… Leiden, la ciudad de los museos, es uno de los rincones más bellos e interesantes de Holanda.

 

Corazón de la ciudad, como su nombre indica fue el antiguo mercado de pescado. Esta plaza aparece dominada por la silueta del Ayuntamiento, construido a finales del siglo XVI, con la fachada renacentista más ancha de Holanda, aunque su aspecto actual data de 1929, tras el terrible incendio que lo asoló. Junto a este edificio veremos el Waag en Boterhuis, antigua balanza pública, construido a mediados del XVII. Por último el Puente de la Koornbeurs, erigido en 1825.

 

  

Imposible marcharse de Leiden sin pasear por sus canales. La mayoría de turistas se suben a las barcas de paseo y hacen un pequeño recorrido por el centro de la ciudad. La pintoresca vista que se tiene de los edificios desde el agua es muy diferente y llamativa a la que se tiene a pie. El Rapenburg es el canal más representantivo, así como el Oude Vest, uno de los más largos de Leiden.

Poca D de Rembrandt

El De Ponga molino de viento es una réplica de un antiguo molino en 1619 y en 1987. Está situado en el río Rin, donde en el siglo XVII el molino original fue construido y el nombre de su propietario (Put). En este momento, el pintor Rembrandt era joven y vivía al otro lado del río, donde hoy hay una plaza que lleva su nombre. Durante los siguientes siglos, los molinos de viento que se construyeron allí (por primera vez en la madera, a continuación, en piedra) se derrumbaron o fueron demolidas, con reconstrucciones hechas después. Mills tenía la función de producir harina para los habitantes de Leiden. El molino está abierto al público los sábados, cuando también es posible comprar productos manufacturados tales como harinas y mezclas de pan y de panqueque.

 

   

El Rapenburg es el canal más bonito de Leiden. En sus orillas hay preciosas mansiones, y los geógrafos del siglo 18 lo consideraban el lugar más hermoso del mundo. Date un paseo por el Rapenburg y admira sus casas, el Edificio de la Academia, el Museo Nacional de Antigüedades, los Jardines Botánicos y la Casa Siebold.

 

 

Puente Koornbrug

El nombre este puente de 1642 deriva del grano que durante años se comercializó en el Koornbrug (“puente del grano”). En 1834 se construyó una cubierta para mantener el grano seco. Bajo esa cubierta se almacenaban los cereales. El puente llama enseguida la atención, y es un precioso monumento nacional en cuyos alrededores se monta el mercado todos los sábados.

 

 

 

Puente Visbrug

El Visbrug (“puente del pescado”) de Leiden se construyó en el siglo 12, y, con el puente de San Juan, era muy importante para la defensa de la ciudad. A los dos puentes juntos se les conocía también por el nombre de Puente Grande. Su valor económico también era muy grande, y por ese motivo los 24 gremios artesanos se ocupaban de su mantenimiento. El nombre del puente recuerda la época en que los pescadores de Katwijk y Noordwijk vendían aquí sus capturas.

   

 

 

comienzo de página                                           HOLANDA