El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO ISLANDIA  

Sexto  Día

Reykjavik, Cueva de lava y Blue Lagoon(Laguna Azul)

Reykjavík / Reykiavik es la capital de Islandia situada al sudoeste del golfo Faxaflói con unos 180, 000 habitantes. Dos de cada tres islandeses realmente viven en esta ciudad. La historia de la capital más nórdica del mundo data del año 874, cuando llegó su primer colono, Ingólfur Arnarson. Fue él quien construyó allí su finca y dio el nombre a este magnífico sitio-Reykjavík, literalmente "Bahía de humo". El nombre puede ayudarnos a entender la razón por que Ingólfur escogió precisamente a este sitio. Como vio el humo subiendo de la tierra y encontró las aguas termales, sabía que este sería un sitio cómodo para vivir.

La historia de Reykjavík no es muy significante hasta el siglo XVI, cuando la ciudad pasó a ser un lugar de comercio. En el año 1876 se estableció como una ciudad independiente aunque solamente contaba con 170 habitantes. Después se produjo un significante crecimiento de la población, ya que en el año 1900 la ciudad ya sumaba unos 6,000 ciudadanos que pasaron a ser los 55, 000 en el año 1950.

 

El lago Tjörn de Reikiavik fue nuestro primer contacto con el tranquilo ritmo de vida adoptado por los ciudadanos de la capital de Islandia. Está ubicado en el corazón del casco antiguo.  Más que de un lago podríamos hablar de un estanque urbano. Su historia tiene una importancia capital para los islandeses, pues fue el lugar donde desembarcaron los primeros colonos en el siglo IX, liderados por Ingólfur Arnason.

 

Otro edificio popular emplazado junto al Tjorn es el Ráðhúsið o ayuntamiento, que sólo visitamos por fuera y que no es gran cosa pese a ser el más importante del país.

 

 

 

 

 

Estas viejas construcciones de madera, que un día, hace muchos años, formaron parte de las granjas de que dieron vida a Rekyavik constituyen hoy, el corazón de esta ciudad.

 

 

La catedral de Cristo Rey de Reikiavik, también conocida como Basilika Krists Konungs, es una majestuosa catedral situada en la zona oeste de Reikiavik. Santificada en 1929 cerca del emplazamiento de la primera capilla católica de Islandia, la catedral de Cristo Rey es un monumento impresionante y un lugar de culto con mucha actividad. El culto católico en Landakot, la iglesia original, comenzó con una pequeña capilla construida por el primer cura católico de Islandia en 1864. Tras la Primera Guerra Mundial, se necesitó una catedral más grande para apoyar la fe creciente de la población de Islandia.

 

Este hermoso edificio, típicamente islandés, parece una iglesia, pero en realidad es una escuela, de ahí que haya una canasta de baloncesto en el patio. Es la única escuela católica de Islandia, pero es independiente desde el año 2005, y da a la Basilika Krists Konungst (única iglesia católica en el país) y su cementerio. Fundada en 1896, es también una de las escuelas más antiguas de Islandia, con 160 estudiantes de entre 5 a 16 años que vienen de 25 países distintos.

  

El Puerto Viejo, que en su día fue centro de navegación y pesca, hoy es un hervidero de restaurantes, cafeterías y operadores de paseos en barco.

 

Calle comercial Laugavegur:   Es la arteria comercial principal de Reikiavik y una de las calles más antiguas de la ciudad. Antiguamente era donde estaba situado el lavadero público de la ciudad, que obviamente era un manantial termal. De ahí el origen de Laugavegur (camino al lavadero). Con todo el trajín, poco a poco se empezaron a abrir cada vez más comercios allí hasta llegar a la actualidad, donde encontramos una calle llena de tiendas, restaurantes, bares y cafeterías.

  

   

  

 

 

La iglesia Hallgrimskirkja es uno de los iconos más conocidos de Reikiavik. Su imponente torre domina el horizonte y sirve como orientación a los viajeros. Situada en la colina de Skólavörðuholt, la imponente torre de la iglesia Hallgrimskirkja mide 73 metros y puede verse a 20 kilómetros de distancia, por lo que es un magnífico punto de referencia para orientarse. Su impresionante exterior de hormigón alberga el santuario interior, que es remanso de paz y de luz. La iglesia tiene un enorme órgano alemán compuesto por 5.275 tubos y construido en 1992. Frente a la iglesia,  la estatua del vikingo Leif Erikson, que viajó a América siglos antes de que lo hiciera Cristóbal Colón. Diseñada por Alexander Stirling Calder, fue un obsequio de Estados Unidos en 1930 para conmemorar el milésimo aniversario del Parlamento islandés.

 

A primera hora de la mañana visitamos la Cueva de lava de Leidarendi que con cerca de 1 km de longitud y una entrada y salida en sitios diferentes , supone un gran contraste con el exterior helado. Equipados con un casco y frontal entramos a visitar esta cueva.

 

 

    

Tienes que estar en buena forma para hacer el paseo, hay momentos que los pasillos son tan bajos, que tienes que pasar casi tumbado. ¡Y no es muy aconsejable si eres claustrofóbico!

    

      

    

  

        

 

Como última actividad nos trasladamos a este balneario para disfrutar de un baño y unas horas de relax. El balneario es  La Blue laggon ( lago Azul), en islandés Blaá Lónid, es un balneario geotermal situado al suroeste de Islandia en la península de Reykjanes. Se encuentra a unos 45 Km de Reykjavik y a unos 20 Km del Aeropuerto Internacional de Keflavik.  Sin duda, es una de las atracciones más visitadas de Islandia y reconocida mundialmente por las propiedades medicinales de sus aguas. La temperatura del agua es de 37 a 40 ° C durante todo el año. La laguna contiene 6 millones de litros de agua y su punto más profundo es de 1,6 metros, además el agua se renueva cada 40 horas.

La laguna es alimentada por la producción de agua de la cercana planta de energía geotérmica Svartsengi. El agua geotérmica se origina 2.000 metros bajo la superficie, donde el agua dulce y agua de mar se combinan a temperaturas extremas. De camino hacia la superficie el agua recoge sales y minerales, por lo que este agua tiene una composición única. El color azul proviene de la sílice y la forma en que refleja la luz solar. Sin embargo, el agua es en realidad blanca. Si se vierte el agua en un vaso transparente verás que siempre tiene un color blanco, simplemente son los rayos del sol hacen que se vea azul !!

     

comienzo de página                     quinto dia                          ISLANDIA