El rincón de Jesús y Mariví

PortadaPerfilesMi trabajoviajesEventos

 

 

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO PORTUGAL  

AVEIRO

Aveiro es una Ciudad agradable en cualquier época del año por su Clima Marítimo y Templado y por su Belleza que la destaca su Arquitectura Tradicional como en el Barrio de Beira Mar y por sus Canales que la hacen Denominarse la Venecia Portuguesa y que son recorridos diariamente por Góndolas pero con motor que hacen la delicia de los Turistas cada vez mas numerosos en esta Ciudad Portuguesa de casi 80000 habitantes si contabilizamos los extrarradios. Los Orígenes de Aveiro datan del siglo X aunque es en el siglo XIII cuando se consolida como Villa. Hoy en día la Pesca, Las Salinas y el Comercio Marítimo son la Base de su Economía a la que podemos añadir el Turismo que con el transcurso de los años va ganando Preponderancia.

Plaza de la Répública: Esta es una de las plazas principales de la ciudad. En ella podemos encontrar Teatro Aveirense; el monumento a José Esteváo Coelho de Magallanes; el Ayuntamiento, edificio barroco del último cuarto del siglo XVIII con una torre campanario y la Iglesia de la Misericordia, construida hacia 1600, destacando su portada, al estilo de la escuela de Coimbra, y los azulejos del interior del siglo XVII.

   

El Ayuntamiento y la Iglesia de la Misericordia: Este templo, conectado con el renacimiento Coimbra, sirvió como una catedral durante la creación del Obispado de Aveiro. Su construcción se inició en 1600, siendo elaborado por Gregory Lawrence. En 1608 se concluyó la casa de la orden, en 1623 el cuerpo de la iglesia y la puerta principal y, en 1653, el presbiterio. En el siglo XVII retablo fue colocado y se realizó el forro interior con azulejos lisbonenses. Ya en el siglo XVIII fue el dorado de la capilla mayor y la aplicación dorada en bastidores de la nave. En 1767 fue ejecutado el órgano y casi un siglo más tarde, en 1876, la fachada de azulejos. En el siglo XX se realizaron obras de conservación y restauración. Los azulejos interiores (siglo XVII), la obra de la cúpula y el crucero en piedra de Ançã. La clasificación, propiedad en el interés público, incluye las salas de despacho y accesorios.

EEstatua José Estêvão Coelho de Magalhães

    

Paseamos hacia la  Plaza del Marqués de Pombal

la Plaza del Marques de Pombal, otra de las plazas principales de la ciudad, con varias construcciones destacadas como la casa de Santa Zita, la iglesia de las Carmelitas y el palacete de los vizcondes Almeidinha.

 

El palacete de los vizcondes Almeidinha y Palacio de Justicia

Igreja de São João Evangelista / Igreja Carmelita de Aveiro: El monasterio de São João Evangelista, donde estaba ubicada la iglesia, pertenecía a la Orden de los Carmelitas Descalzos.

Catedral de Aveiro o Iglesia de Santo Domingo: Su exterior impresiona por su magnífico portal barroco con dos columnas salomónicas a cada lado y un friso con elementos vegetales, mientras que en el interior hay varias obras interesantes como un retablo de la capilla de la Visitación y sobre todo, un crucero gótico del siglo XV situado en el atrio.

 

 

 

Paseando por el barrio Beira Mar. Una de las zonas más visitadas de la ciudad y uno de los lugares que ver en Aveiro más bonitos, es el barrio Beira Mar. Este barrio de pasado marinero y dividido por canales, enamora por sus viejos almacenes de sal, pintorescas casas de fachadas de colores y edificios señoriales.
La ruta puede empezar en la
praça do Peixe, una animada plaza rodeada de terrazas que tiene en el mercado de pescado, que abre todas las mañanas, y que es su principal reclamo.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación data de 1606. Ya a finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII, la fachada se decorada con dos paneles de azulejos. En el interior destaca una Virgen gótica de alabastro. En el siglo XX ha sido objeto de una restauración.

  

Por este barrio puedes perderte por sus estrechas calles llenas de encanto en las que se mezclan edificios elegantes con otros más decadentes, pequeñas iglesias y algún que otro grafiti.

 

 

Junto al mar y a la ría, una red de canales por los que pasean barcos moliceiros atraviesa Aveiro. Estas embarcaciones son el alter ego de las góndolas de Venecia. Deben su nombre a que antiguamente se utilizaban para recoger el moliço, una planta acuática que, una vez secada, era utilizada como abono. Actualmente se utilizan con fine turísticos y son fácilmente identificables por sus llamativos colores y su peculiar forma, con la proa y la popa levantadas.

     Estos barcos son la imagen más conocida de Aveiro, pequeño pueblo portugués al que se conoce con el sobrenombre de La Venecia portuguesa. Aunque sea un nombre muy exagerado, los Moliceiros recuerdan vagamente a las góndolas venecianas y surcan también los dos canales que cruzan el pueblo.

  

 

 

 

  

  

 

  

 

 

La antigua fábrica de cerámica, un imponente edificio de color rojizo con una gran chimenea. Actualmente Aveiro Congress Center. Es un centro de congresos que ocupa una antigua fábrica de cerámicas. El emblemático edificio es especialmente bello al atardecer, cuando incide el sol incide sobre el canal y los ladrillos rojos. Los instagramers encontrarán allí también unas populares escaleras con la enseña de “I love Aveiro”.  Los recorridos en moliceiro se acercan hasta esta zona.

 

 Coimbra                        subir arriba                     Oporto