El rincón de Jesús y Mariví

PortadaPerfilesMi trabajoviajesEventos

 

 

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO PORTUGAL  

GUIMARAES

Guimaraes es hoy una cómoda ciudad de provincias, de poco más de 20.000 habitantes, que ha sabido conjugar los vestigios medievales con unas bellas avenidas de carácter barroco y algunos barrios residenciales amables y tranquilos, como casi todo en Portugal.

Conocida como La Cuna de Portugal, Guimaraes es algo más que un reducto de historia que hunde sus raíces en la Edad Media, cuando Alfonso Enríquez fue proclamado en 1139 rey del país luso.

  La Colina Sagrada, sin duda la zona más famosa e histórica de Guimaraes y de visita obligatoria. En esta zona encontramos tres de los reclamos más famosos de Guimaraes, el Castillo de Guimaraes, la iglesia de San Miguel do Castelo y el Palacio de los Duques de Braganza.

 Aún conserva el Castelo, eso sí, que se asienta sobre la roca madre de la colina que domina el caserío, y la iglesia románica de San Miguel, del siglo XII, a sus pies.

 

  El Castelo de Guimaraes: también conocido como Castelo de Sao Manede. Fue mandado construir en el siglo X por la condesa de Mumadona. Al principio el castillo estaba formado por la torre de Menagem y por la muralla, pero a partir del siglo XII se construyeron las otras torres para proteger las murallas y flanquear las entradas. El castillo ha sido asociado al nacimiento del reino de Portugal, y desde el año 2007 es una de las siete maravillas de Portugal.

 

   

 

 

   Iglesia de San Miguel do Castelo; muy cercana al castillo esta iglesia servia de capilla real.  Es un diminuto templo de estilo románico, realizado en el entorno de principios del siglo XIII, cuyo suelo está cubierto de viejas losas funerarias.  La pequeña capilla, de escaso contenido artístico, alberga una pila bautismal, recogida tras un enrejado, en la que se dice que fue bautizado Alfonso Henriques, quien luego llegaría a ser rey de Portugal.

  Palacio de los Duques de Braganza. Sin duda una de las imágenes típicas de Guimaraes. Aunque fortificado, el palacio enseña los tejados apuntados y las altas chimeneas un total de 39 que recuerdan los castillos franceses. En sus mejores momentos fue una de las residencias más nobles de la Península Ibérica. Ha sido restaurada en 1933. En su interior encontramos grandes exposiciones de arte, destacando los tapices y las porcelanas.

 

 

 

 

  Murallas de la ciudad. A lo largo de la ciudad puede verse varias murallas defensivas. Estas murallas datan de los siglos XIV y XV, y sin duda la más llamativa y otro de los símbolos de la ciudad es la muralla que nos encontramos llegando al corazón de la ciudad, y en la que se puede leer “Aqui nasceu Portugal” (Aquí nació Portugal), en referencia a que fue en Guimaraes donde se luchó y se consiguió la independencia de Portugal

 

Rua Santa María. Es sin duda la calle con más historia de la ciudad y también una de las más famosas. Es una calle estrecha y empedrada, muy transitada ya que pasa cerca de los principales puntos de interés de la ciudad. Es imprescindible pasear por ella y dejarse trasladar al viejo Portugal.

 

La Plaza de Santiago es una de las carismáticas del casco histórico de Guimarães. Es una plaza empedrada, rodeada de antiguas casas de piedra con balcones de madera de tres alturas. Algunas están incluso inclinadas y parece que se vayan a caer sobre sus vecinas, fruto del paso del tiempo. Parece una plaza con mucho encanto, que mantiene su traza medieval, y muy animada por las múltiples terrazas y bares.

Según la leyenda recibe el nombre del apóstol Santiago, que trajo a esta plaza la imagen de la Virgen de Santa Mª de Guimarães, que fue colocada en un templo pagano. También había en esta plaza una pequeña capilla dedicada al apóstol, pero fue derribada en el siglo XIX.

La Plaza de Santiago se encuentra comunicada con el Largo da Oliveira a través de los soportales de los
Antigos Paços do Concelho.

 

      Una de las características más sobresalientes de Guimaraes es la trabazón urbana, su carácter asequible y permeable, con arcos que permiten el paso de la plaza de Santiago al Largo de Oliveira

 

Largo de Misericordia: Se trata de una plaza bastante grande situada en la zona oeste del casco histórico, que recibe este nombre porque en ella se encuentra la Iglesia y Casa de la Misericordia; aquí se encuentra también el Tribunal de Apelaciones.

Es una plaza empedrada de planta rectangular, con una fuente ornamental en el centro (aunque la plaza no es peatonal), frente a la que se halla el Monumento a Afonso Henriques. Los edificios que la rodean tienen fachadas de azulejos y grandes galerías. Al fondo, la plaza se abre hacia la derecha formando un pequeño jardín en el que se erige el Monumento a João Franco, que da el nombre actual a esta plaza.
 

   Plaza Largo de Toural: Esta preciosa plaza es una prolongación de la Alameda S. Dámaso; se encuentra en el límite entre el casco histórico y la ciudad moderna, por lo que ahora está considerada como el centro neurálgico de la ciudad, aunque antaño estuviera situada extramuros.

Es una plaza rectangular en la que hay una
fuente central que conmemora la fundación de la ciudad, rodeada de unos cuidados jardines formados por parterres con flores de colores y pequeños setos que forman dibujos geométricos. Frente a esta plaza se halla la Iglesia de San Pedro del siglo XVIII, y hay también fragmentos de murallas.

    Iglesia de Sao Pedro. Esta iglesia se encuentra en el Largo do Toural, una plaza considerada como el corazón de la ciudad. El templo fue mandado construir en el año 1.737 junto a unos terrenos aledaños a las casas de la Hermandad de San Pedro, situados por aquel entonces extramuros de la ciudad. Fue ampliada en 1.881, para lo que se derribaron las casas de la Hermandad, pero finalmente las obras no se terminaron por completo (puede apreciarse que sólo tiene una torre).

La fachada es bastante simple: Un alto campanario al lado izquierdo del cuerpo principal, un pórtico formado por tres arcos de medio punto en el acceso, y sobre ellos sendas ventanas con un balcón corrido; está rematada en un frontón triangular. Tiene planta rectangular y está dividida en dos naves.

 

 

  La Plaza de Oliveira, sin duda la plaza con más ambiente de la ciudad, siempre muy animada con sus terrazas. En esta plaza encontramos la Iglésia de Nuestra Señora de Oliveira. Otro de los destacados en la plaza es el Monumento del Salado, monumento conmemorativo de la victoria portuguesa en la batalla del Salado en 1340. Hoy en día es uno de los principales puntos de reunión entre los habitantes de Guimaraes.

    Iglésia de Nuestra Señora de Oliveira: Esta iglesia es el edificio religioso más importante de la ciudad, está declarada Monumento Nacional y se encuentra en la céntrica plaza Largo da Oliveira. Fue construida en el siglo XIV por orden de João I en cumplimiento de la promesa que éste hizo a la Virgen de Oliveira por haber vencido en la batalla de Aljubarrota contra el ejército castellano de Juan I de Castilla, en 1.385. El diseño del templo corrió a cargo del arquitecto João García de Toledo.

Exteriormente lo más destacable es el robusto torreón, bajo el que se encuentra la capilla funeraria de Diogo Pinheiro. En el interior, la capilla de la sacristía está revestida con paneles de azulejos, y el altar Mayor es barroco del siglo XVIII, en el que hay un trono de estilo neoclásico.

 

Iglesia de San Gualter. La iglesia está dedicada al patrón de la ciudad, San Gualter. Data del siglo XVIII y personalmente me parece la iglesia más bonita de la ciudad. Está en una avenida con floridos jardines lo que la hace aún más espectacular.

Aveiro                    subir arriba               mapa Portugal