El rincón de Jesús y Mariví

PortadaPerfilesMi trabajoviajesEventos

 

 

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO PORTUGAL  

OPORTO

 

Con motivo del partido del Athletic de Bilbao contra el Porto en la competición de la Champión League visitamos esta encantadora ciudad. Con más de 1,7 millones de habitantes Oporto es la segunda ciudad más grande de Portugal por detrás de Lisboa. Esta ciudad, situada al norte de Portugal junto a la desembocadura del río Duero, es un lugar muy especial; tal vez sea ese aire de decadencia que la invade o a la vida que se respira en ella. Tal vez sean sus elegantes barrios y villas señoriales en contrapunto con las estrechas calles y viejos callejones que la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad.

La Plaza de la Libertad (Praça da Liberdade):  Es la plaza más importante de Oporto y comunica el Oporto antiguo y el moderno. La plaza se encuentra ubicada en el centro de la ciudad, a escasa distancia de la Torre de los Clérigos y la Estación de San Bento.

En el centro de la plaza destaca la estatua ecuestre del rey Pedro IV, un monumento de diez metros de altura hecho en bronce en el año 1862. En la escultura el monarca muestra la Carta Constitucional al pueblo.

Desde la Plaza de la Libertad sale la Avenida de los Aliados, llena de edificios modernistas de principio del siglo XX como el Ayuntamiento, o algunos bancos

    

 En esta avenida se encuentran  también algunos restaurantes entre los que destaca un McDonalds que mantiene su peculiar decoración modernista.

 

    

Plaza de Don Joao: Esta plaza es un homenaje a Dom Joao I, el décimo rey de Portugal.n Aquí se encuentra el Teatro Municipal de Oporto

Teatro Municipal

   

Por una de las calles laterales subimos a la parte alta de la calle peatonal de Santa Catalina y para ello pasamos junto al Mercado de Bolhao: El mercado tiene varias plantas en las que los comercios se distribuyen en torno a un gran patio central. En el interior de este inmenso y decadente edificio se conserva la esencia de la ciudad de Oporto.

 

Calle peatonal de Santa Catarina: Es la zona comercial más importante de Oporto. Esta calle peatonal de la parte alta de la ciudad comienza en la Plaza de Batalha, donde podréis ver la Iglesia de San Antonio de los Congregados. Avanzando por Santa Catarina os encontraréis con el centro comercial Vía Catarina Shopping, muy próximo también al Mercado do Bolhao. recorriendo la calle podréis ver una iglesia pequeñita pero con encanto. Se trata de la Capilla de las Almas, revestida con azulejos de color azul tan típicos de Portugal. El recorrido por Santa Catarina termina en la Plaza del Marqués de Pombal.

Toda Santa Catarina está repleta de tiendas, vendedores ambulantes, restaurantes y cafeterías. Es buena idea pararse a tomar algo en el conocidísimo Café Majestic.

Se trata de un elegante café de los años 20 en el que os sentiréis parte de la historia de Oporto. Fue inaugurado el 17 de diciembre de 1921 bajo el nombre de Café Élite y se convirtió en el lugar de reunión de personajes ilustres de la época y de fuente de inspiración para escritores y artistas. Permaneció en el abandono durante más de quince años hasta que el estado lo declaró patrimonio cultural en 1983, y en 1994 reabrió sus puertas

 

 

Continuando por la calle de Santa Catarina podemos ver una iglesia pequeñita pero con encanto. Se trata de la Capilla de las Almas, revestida con azulejos de color azul tan típicos de Portugal.

  

  

En lo alto de la calle peatonal de Santa Catalina  nos encontramos con la Plaza de Batalha

Plaza de Batalha: Se llama de la batalla en recuerdo a la lucha entre Portugueses y las tropas de Almanzor que terminó en derrota portuguesa y ocasionó el saqueo y destrucción de Oporto.
En ella se materializaron dos levantamientos militares en 1919 y 1927.
Destaca en su centro la estatua en bronce del apreciado rey Pedro V (obra de Teixeira Lopes) además de los edificios de correos (de finales del siglo XVIII) y del teatro de São João

  

En esta plaza de Batalha tenemos buenos restaurantes y el tTeatro de São João (sede de la Compañía Nacional de Teatro de San Juan ) , datado de 1798 y reconstruido totalmente en 1908.

La Iglesia de Santo Ildefonso: Esta iglesia se encuentra en uno de los laterales de la céntrica Praça da Batalha, en el barrio alto de la ciudad. Es visible desde varios puntos de la zona baja, ya que además se encuentra en una plataforma elevada a la que se accede por una escalinata. En el exterior lo más destacable son sus dos torres que flanquean la fachada principal, y la decoración realizada con mosaicos de azulejos de tonos azules, en los que se representan escenas de la vida de San Ildefonso y alegorías de la Eucaristía; fueron realizados por Jorge Colaço en 1934

 

Regresamos hacia la Plaza de la Libertad para dirigirnos a la Catedral. Pasamos junto a la Iglesia de San Antonio de los Congregados y la Estación de San Bento.

Iglesia de San Antonio de los Congregados: Esta iglesia se encuentra justamente enfrente de la Estación de San Bento. Fue construida en 1694 sobre los restos de una capilla anterior, según proyecto del Padre Pantalião da Rocha Magalhães, siendo inaugurada en 1703. La portada está rematada en un frontón, coronada con un escudo con el monograma de la Virgen. La fachada está culminada con la imagen de San Antonio. Destacan también la decoración de azulejos y los enormes ventanales que le dan luminosidad al interior.

  

  Continuamos y visitamos la Estación del tren de San Bento. Fue construida a principios del Siglo IX sobre los restos del antiguo convento de San Bento del Ave María y aún conserva ese aire melancólico y antiguo que caracteriza la ciudad de Oporto.

    

Su ubicación no es casual, pues fue construida sobre las ruinas del antiguo Convento de São Bento del Ave María, que daría nombre a la posterior estación y que había sido destruido en un incendio. La arquitectura del complejo, que recuerda a las estaciones francesas de la primera mitad del XX, corrió a cargo de José Porto, Marques da Silva.

Lo mejor de la Estación de Sao Bento está al cruzar la entrada: un vestíbulo cuyos murales contienen más de 20.000 azulejos pintados por Jorge Colaço. Una obra impresionante que representa, en ese blanco y azul tan portugués, diferentes episodios de la historia de la ciudad y de Portugal: escenas campestres, batallas épicas, desembarcos y coronaciones. En la parte superior de los murales, más azulejos, esta vez en color y de tamaño más reducido.

    

 

A día de hoy, la Estación de Sao Bento continúa siendo una de las más transitadas de Portugal, pues desde ella parten los trenes hacia otras localidades portuguesas de gran interés, como Aveiro, Guimarães, Coimbra o Braga.

Tras salir de la estación paseamos hacia la Catedral

  

Catedral de la Sé de Oporto:  Construida en la parte más alta de la ciudad, la Catedral de la Sé de Oporto es el edificio religioso más importante de Oporto. La catedral está situada en el barrio de Batalha, junto a las murallas que tiempo atrás protegieron la ciudad. El exterior del edificio tiene un aspecto de fortaleza con almenas. La construcción de la catedral comenzó en el siglo XII y, a lo largo de su historia, ha sufrido muchas reconstrucciones, por lo que presenta diferentes estilos. La mayor parte de la catedral es barroca, aunque la estructura de la fachada y el cuerpo de la iglesia son románicos, y el claustro y la capilla de San Juan Evangelista son de estilo gótico

   

   

En su interior, las grandes columnas hacen que aumente la sensación de estrechez y altura de la nave central. Se trata de una decoración muy sobria y las paredes están desnudas, exceptuando el altar mayor y algunas capillas de estilo barroco.

  

En el centro de la plaza de la Catedral se ve una columna que era utilizada para colgar a los criminales. Desde este punto se puede disfrutar de unas vistas privilegiadas de la ciudad.

Entre callejuelas bajamos por el casco antiguo hasta las orillas del río Duero

   

El barrio de Ribeira es uno de los lugares más importantes a la hora de conocer el centro histórico de Oporto. Como su nombre indica, es la zona situada en la ribera del río. Sus coloridas y decoradas fachadas atraen la atención de todos los visitantes, tanto las que dan al Duero y se reflejan en él (apreciadas mejor desde Vila Nova de Gaia, en la orilla opuesta) como las que forman parte del laberinto de calles que componen el barrio de Ribeira.

   

La Praça da Ribeira, perpendicular al río, es otro de los lugares más emblemáticos de esta zona. Se trata de la plaza más antigua de la ciudad y es en la actualidad un pequeño hervidero de gente repleto de terrazas.

    

La plaza de la Ribeira es la zona más típica de Oporto, en la remodelación que sufrió la plaza al final del siglo XVIII se colocó en el lado norte una gran fuente con tres alturas y con el escudo de Portugal, pero había una hornacina que según parece siempre había estado vacía hasta que en el año 2000 se puso allí una controvertida escultura representando según parece a San Juan Bautista, dado la importancia que tiene este santo en la vida de Oporto, su festividad se celebra por todo lo alto. Es obra del escultor João Cutileiro nacido en Lisboa en 1937, de hecho se inauguró el 24 de junio de 2000, fiesta de San Juan.

La verdad es que la escultura en sí no pega mucho con el contexto de la plaza, pero llama por eso precisamente la atención.

  

   

En la Ribeira de Oporto se encuentran muchos restaurantes con comidas típicas y terrazas para tomar una cerveza y «petiscar», que sería la forma local de referirse a comer algunas tapas o porciones pequeñas de especialidades portuguesas.

 

      

 

  

Tras pasear por el muelle subimos hacia el Palacio de la Bolsa

Uno de los edificios que hay que visitar en la ciudad es el impresionante Palacio de la Bolsa de Oporto, sede de la Cámara de Comercio e Industria y de estilo neoclásico. Está localizado en el barrio de la Ribeira y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Delante de la bolsa hay una plaza en la que se encuentra la estatua en honor al Infante Henrique nacido en Oporto y conocido como el Navegante gracias a que las técnicas de navegación portuguesas avanzaron.

A un lado se encuentra el mercado Ferreira Borges y el edificio que alberga el Instituto de los Vinos de Duero y Oporto.

    

   

Paseando hasta llegar a la calle los Clérigos

Subiendo por la calle Dos Clérigos vemos al fondo  la Iglesia de Los Clérigos y La Torre de los Clérigos. Este conjunto monumental del Siglo XVIII fue construido por la hermandad de los Clérigos Pobres en el casco antiguo de la ciudad de Oporto, en el lugar que se conoce como "el cerro de los ahorcados", ya que es el lugar donde se enterraba a los ajusticiados.

    

La Iglesia y la calle de Los Clérigos. La Iglesia de los Clérigos fue construida entre 1735 y 1748 en un estilo barroco. Está coronada por la Torre de los Clérigos que es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

De estilo algo sobrio para los estándares del momento en que se construyó, la iglesia contiene algunos elementos importantes. Empezando por el exterior, destacan la escalera de entrada y la fachada rococó adornada con conchas. Una vez dentro, seguro que os llaman la atención el retablo de mármol policromado y la gran bóveda central.

   

   

 

La Torre de los Clérigos es la torre más alta de Portugal, está considerada la construcción religiosa más alta de Portugal. Su arquitectura tiene cierto mérito, pues levantar una torre de casi 80 metros de altura a mediados del siglo XVIII no era tarea fácil. Para sustentarla, sus muros se construyeron con más de dos metros de grosor.

Fue el arquitecto Nicolau Nasoni, de origen italiano y uno de los máximos representantes del Barroco portugués, quien se encargó de su diseño de reminiscencias barrocas, como dictaban las corrientes estéticas de la época. Hecha en mármol y granito, la torre forma parte de la Iglesia de los Clérigos y fue financiada con los fondos de la Hermandad de los Clérigos Pobres, que hicieron de la iglesia adyacente su residencia. La Torre de los Clérigos ejerce como campanario de la iglesia del mismo nombre, también construida por Nasoni. Aunque sin duda la mayor atracción turística del conjunto es la torre. Precisamente por su situación elevada, la Torre de los Clérigos ejerció durante años como referencia para las embarcaciones que surcaban el Duero.

    

Para disfrutar de las vistas de Oporto que se obtienen desde la Torre de los Clérigos hay que subir más de doscientos escalones. No obstante, las escaleras no son tan estrechas e incómodas como las que hemos «sufrido» al subir a otras famosas torres europeas

 

Situada en pleno centro de Oporto, cerca de la Torre de los Clérigos, se encuentra la que está considerada como la librería más bella de Europa. Un edificio de estilo neogótico construido en 1906 alberga La Librería Lello e Irmao.

En su interior, multitud de detalles antiguos consiguen un ambiente capaz de transportaros cien años atrás.

Sus enormes estanterías de madera llenas de libros llegan hasta el techo y una preciosa escalera de madera labrada reina en el centro del local, mientras, la vidriera del techo proyecta luz natural dando vida a este escenario sin igual.

De la librería continuamos paseando hasta la cercana Iglesia del Carmen adosada con el convento de las Carmelitas, pasando por la fuente de los leones

La Fuente de los Leones: Es una de las fuentes más representativas de la ciudad, Sustituyó a otra fuente que había en su lugar hasta el año 1887 en el que el ayuntamiento inició su construcción, aunque en realidad la fuente fue construida en París por la Compagnie Génerale des Eaux pour L’Étranger y posteriormente montada en Oporto, inicialmente tenía una barandilla que la rodeaba. Es una fuente muy monumental con cuatro leones alados.

 

Otro de los grandes iconos de la ciudad , es la Iglesia de los Carmelitas , una de las mas importantes de la urbe , que comparte edificio con la Iglesia do Carmo (Iglesia del Carmen) Estas dos iglesias están separadas por una curiosa vivienda ubicada entre ambas , que puede presumir de ser una de las mas estrechas de todo Portugal.

Igreja del Carmo - Iglesia del Carmen: Una de las iglesias más importantes y significativas de la arquitectura religiosa de Oporto es la Iglesia del Carmen. Se halla justo enfrente de la Torre de los Clérigos y del Jardín de la Cordonería. Pertenece a la Orden Tercera de Nuestra Sra del Carmen y se encuentra adosada al Convento y Hospital de los Carmelitas.
 Es de estilo rococó y se construyó en granito a mediados del siglo XVIII según proyecto de José Figueiredo Seixas. La iglesia tiene dos fachadas:
-La principal de tres alturas con una gran decoración, tanto de elementos vegetales, como con ventanas y nichos (en los que se hallan las imágenes de San Elias y San Eliseu); está coronada por una cruz y las estatuas de los Evangelistas.
-La fachada lateral está toda recubierta con azulejos de tonos azulados que representan la imposición del escapulario en el Monte Carmelo.

 

 El Centro Português de Fotografía se halla albergado en un edificio señorial (de 1796), que tiempo atrás funcionó como cárcel. Tras atravesar robustas puertas de hierro, y adentrarte en las celdas de la antigua cárcel, podrás observar interesantes exposiciones de fotografías. En un costado se encuentra la Estatua de Camilo Branco

Al Atardecer desde el puente de hierro contemplamos esta bonita puesta de sol

Vila Nova de Gaia

Aunque a primera vista pueda parecer que Vila Nova de Gaia forma parte de Oporto, en verdad se trata de otra ciudad Portuguesa. Se encuentra situada en el margen izquierdo del río Duero, justo enfrente de Oporto.

En Vila Nova da Gaia podréis dar un paseo por la orilla del río, dar un paseo en barco por el Duero o visitar algunas de las afamadas bodegas donde se fabrica el vino con denominación de origen de Oporto.

Una de las estampas más típicas de este paseo son los llamados "rabelos", unos barquitos de madera que se construyeron originariamente para el transporte de los toneles de vino y hoy en día se utilizan como reclamo turístico para hacer pequeños cruceros por el Duero

Pasamos de Oporto a Vila Nova de Gaia atravesando el famoso puente de hierro de Don Luis I

     

Puente Don Luis I : El río Duero es atravesado por varios puentes a su paso por Oporto. El más famoso de ellos es el Puente Don Luis I (Ponte Dom Luís I en portugués), que une la ciudad con Vila Nova de Gaia. Inaugurado a finales del siglo XIX, este puente de hierro es una de las imágenes más emblemáticas de Oporto.

 

 

El Monasterio de la Sierra del Pilar, símbolo de Gaia, conserva la interesante iglesia y el claustro, de planta circular, ejemplos únicos en Portugal. La Iglesia, caracterizada por su forma circular, es una réplica de la Iglesia de Santa Maria Redonda, en Roma, y está cubierta por una bóveda hemisférica, rodeada por un balconcillo. Tardó 72 años en terminarse, debido a la falta de recursos de los canónigos y a la situación política del momento - el reino de Portugal había sido ocupado por la vecina España, lo que provocó que este monumento adoptase el nombre de una santa española, Nuestra Señora del Pilar.

Foto desde el mirador del Monasterio de la Sierra del Pilar

Bajamos a orillas del Duero y realizamos una navegación para contemplar los diferentes puentes que atraviesan el río Duero

 

 

Al fondo se ve el Puente de María Pía. Está construido en hierro, y es muy parecido al puente de Luis I, pero se diferencian en que éste no tiene pasarela peatonal inferior. Tardó 22 meses en construirse, siendo inaugurado por el rey Luis I y su esposa María Pía (de ahí su nombre) en 1877. Fue el primer puente que permitió una conexión ferroviaria entre los márgenes del río Duero. Desde el barco que hace el crucero de los seis puentes se obtiene una perspectiva diferente, desde la parte inferior

 

 

 

Visita  de una de las tantas bodegas que se encuentran en esta parte del río Duero

  

 

 

 

            

 

Paseo hasta el puerto de Afurada:  Es un pintoresco pueblo ubicado junto a la desembocadura del río Douro, en el municipio de Vila Nova de Gaia, Portugal. Este pueblo de tradición pesquera se caracteriza por sus casas engalanadas con azulejos, y sus cafés con aroma a caldeirada.

   

   

 

 

Foz do Duero

La "Foz do Douro" está situada en la zona occidental de Oporto y es conocida por ser una de las zonas más caras de la ciudad. Se trata de un lugar privilegiado en el que el río Duero se encuentra con el Océano Atlántico.

En la zona de Foz podréis visitar el Fuerte de San Juan Bautista, una fortificación construida en el siglo XVI para proteger la entrada por vía fluvial a Oporto.

Para llegar hasta el fuerte basta con seguir la orilla del río Duero en dirección a Matosinhos. Este recorrido puede hacerse a pie disfrutando de las preciosas vistas del paseo marítimo

Al anochecer asistimos al partido en el estadio del Porto, estadio Do Dragao.  Es uno de los campos de fútbol más modernos de Europa, fué inaugurado en el 2003 y es sede del equipo portuqués del Oporto, el emblema del equipo es un dragón de ahí su nombre.

   

Santa María Da Feira                  subir arriba              Braga            mapa Portugal