El rincón de Jesús y Mariví

PortadaPerfilesMi trabajoViajesEventos

 

               AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO VIZCAYA

ELORRIO

Elorrio2​ es un municipio de la provincia de Vizcaya, perteneciente a la comarca del Duranguesado en el País Vasco (España). Cuenta con una población de 7307 habitantes según los datos del INE correspondientes al año 2017. La extensión del municipio es de 37,40 km², por lo que la densidad poblacional es de 193,58 hab./km². Ostenta los títulos de muy leal y muy noble villa

Esta villa fue fundada en 1356 por el infante Don Tello, XX Señor de Vizcaya y I de Aguilar de Campoo, en terrenos de la anteiglesia de San Agustín de Echevarría, que tenía asiento y voto en las juntas de Guerediaga de la merindad de Durango. En 1630 la villa de Elorrio se anexionó a la anteiglesia de San Agustín de Echevarría, por lo que ésta salió de la merindad y se constituyó el actual municipio de Elorrio. Elorrio tenía el asiento número 13 en las Juntas de Guernica.

Aunque el municipio mantiene una apreciable actividad industrial, su actual renombre radica en su extraordinario patrimonio monumental, especialmente rico en palacios y casas blasonadas y que ha subsistido en gran medida. En tiempos recientes, una legislación protectora y acciones urbanísticas han mejorado el aspecto del casco antiguo y la conservación de muchos edificios.

 

El corazón de la villa es la plaza Herriko Plaza, donde se encuentra el Ayuntamiento, la parroquia de la villa y un frontón abierto.

   

Su principal monumento es la Basílica de la Purísima Concepción, declarada Bien de Interés Cultural. La iglesia, de planta de salón, fue construida en estilos gótico (1464 y 1530) y renacentista (1530 y 1620), aunque su torre es muy posterior (de 1672). En su interior llama sobre todo la atención la bóveda de crucería a la manera gótica, una de las más complejas y elásticas de toda la arquitectura vasca.

 

El retablo mayor del s. XVIII,  obra de Churriguera rematada por Diego Martinez de Arce y ejecutada por Silvestre Soria, es además uno de los que más dorados posee en toda la provincia. Fue financiado con los legados procedentes de los comerciantes elorrianos que enviaban oro desde Sevilla para concluir la obra.

 

El mausoleo está dedicado a San Valentín de Berrio-Otxoa, patrono de Vizcaya, el más famoso de los hijos de la villa.

   

 

Enfrente de la basílica está el Ayuntamiento, un sobrio edificio clasicista de finales del siglo XVII que ver en Elorrio, con el típico portalón de las casas consistoriales. Unas curiosas inscripciones, tomadas de la Biblia, recorren los muros de su fachada: “En la casa del que jura / no falta desventura” y “De toda palabra ociosa / darás cuenta rigurosa”. Adosado a su flanco este se halla el Palacio Urkizu (1620). Se trata de una infraestructura de estilo clasicista y una de las numerosas mansiones nobiliarias de sillería que pueblan la villa.

Existen numerosos palacios y casas solariegas que ver en Elorrio, construidos en piedra de sillería bien labrada y decorados en sus fachadas con hasta 69 escudos heráldicos, que hablan de los linajes de sus propietarios. En las calles adyacentes a la plaza hay por ejemplo una veintena de palacios renacentistas y barrocos construidos en la etapa de mayor esplendor económico (siglos XVI al XVIII), que son de propiedad particular.

 

Palacio Arespakotxaga:  Mandó construirlo Martín de Arespakotxaga en 1620 sobre tres de las antiguas parcelas de la villa y derribando la muralla. Es por eso que el palacio está adosado a una de las puertas de la muralla: la Puerta del Campo, una de las seis que tenía.  Hoy en día solo se conservan dos: esta y la Puerta del Río (situada en el río, al final de la calle Elvira Iñurrieta). Rodea el palacio y fíjate en la hermosa solana con cuatro arcos de la fachada posterior: es una delicia arquitectónica. El goce del campo, del sol, del tránsito, queda bien plasmado en este palacio.

   

Arespakotxaga Azkarraga: Es un palacio soberbio de estilo barroco. Juan de Arespakotxaga y Azkarraga mandó construirlo en 1666 sobre un antiguo solar de la familia. Admira los tres arcos que dan al jardín: son una hermosura. Y si te fijas en la fachada, verás cómo luce el escudo de armas dividido en cuatro, una sección (cuartel) por cada apellido: Arespakotxaga, Azkarraga, Andueza y Urkizu.

   

 

 

 

 

 

Palacio Zearsolo:  El palacio más espectacular del centro de Elorrio por su tamaño, su verjería, su ingreso, escudos y su  jardín, que se encuentra en la parte trasera. Este notable edificio es el resultado de dos intervenciones muy separadas en el tiempo. La fachada que da a la calle Berrio-Otxoa corresponde al palacio original (Zearsolo) del siglo XVII y es más sobria. En cambio, la fachada a la plaza es de 1934, es decir, se construyó 300 años más tarde.

La fuente situada en la plaza es conocida como "Iturrizoro", que quiere decir "Fuente Loca". Tiene más de 250 años y abasteció a 5 generaciones hasta que llegó el agua corriente. Además de surtir de agua a los habitantes de los alrededores, también era lugar de encuentro y de cotilleo. La llamaban Iturrizoro porque decían que todo aquél que bebiese de la fuente se volvía loco

 

Esta estatua de bronce es un Errebonbillo. El nombre viene de la orden que daba el capitán para que disparasen: "Errebonbilloa!" ("¡Quema el cartucho!") El primer domingo de octubre se celebra su día y 15 hombres y mujeres recorren la villa al son del txistu y el tamboril. Deteniéndose en sitios concretos para disparar salvas al aire. Ese día se pasea a la Virgen del Rosario por la tarde y hay baile en la plaza. La versión popular es que el origen de este alarde tiene que ver con la batalla de Lepanto.

 

Paseamos por su casco antiguo

 

 

 

Palacio de Tola: En sus orígenes perteneció a la familia Urkizu, pero actualmente es conocido como el palacio Tola, cogiendo su nombre de la estirpe familiar que tiene en propiedad esta bella joya barroca del siglo XVII.

La necrópolis de Argiñeta, tanto por el número y calidad de sus elementos como por la remota cronología de alguno de ellos (siglos VII-IX), es uno de los monumentos funerarios más importantes de Euskadi.
Esta necrópolis, compuesta por una veintena de sepulcros y cinco estelas, está situada frente a la ermita de San Adrián, en las afueras de Elorrio. Los monumentos fueron construidos en la Alta Edad Media para ser utilizados en las necrópolis de los distintos barrios del entorno (Mendraka, Miota, Berrio), pero fueron reagrupados en la ubicación actual en el siglo XIX. Tanto los sepulcros como las estelas funerarias fueron erigidos con piedra arenisca procedente de las canteras del monte Oiz.

 

Iglesia de San Agustín de Etxebarria, de estilo gótico vasco. La actual data del siglo XV, pero su fundación se remonta a 1053. En su pórtico ,  se reunía el concejo de la anteiglesia de San Agustín de Eteberría, hasta que se unió a la villa de Elorrio.

  

   

Comienzo de página                             VIZCAYA