El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO HOLANDA  

ZAANSE SCHANS

Su nombre proviene de la denominación que se le otorgó a las fortificaciones o “sconces” que se levantaron allá por 1574 para impedir el avance de las tropas españolas durante la Guerra de los Ochenta Años (la revuelta de las provincias holandesas contra el poderoso, en aquel entonces, Imperio Español). Hoy en día no queda nada de aquellas fortificaciones, aunque llegaron a existir 13 en la región del Zaan, siendo la mayor de ellas (Kalver-Schans) la única que resistió el ataque español.

 
Si bien el pueblo existía o se conocía desde entonces, su origen formal y el que le otorgó el aspecto con el que  hoy en día lo conocemos data del año 1961, cuando muchas de las viviendas, molinos y graneros de la región del Zaan fueron traslados y reconstruidos allí, para preservar el patrimonio histórico de la zona, mientras el resto de la comunidad continuaba  evolucionando.


Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2016/01/zaanse-schans-molinos-desde-Amsterdam.html
© Mimaletayyo
Su nombre proviene de la denominación que se le otorgó a las fortificaciones o “sconces” que se levantaron allá por 1574 para impedir el avance de las tropas españolas durante la Guerra de los Ochenta Años (la revuelta de las provincias holandesas contra el poderoso, en aquel entonces, Imperio Español). Hoy en día no queda nada de aquellas fortificaciones, aunque llegaron a existir 13 en la región del Zaan, siendo la mayor de ellas (Kalver-Schans) la única que resistió el ataque español.

 
Si bien el pueblo existía o se conocía desde entonces, su origen formal y el que le otorgó el aspecto con el que  hoy en día lo conocemos data del año 1961, cuando muchas de las viviendas, molinos y graneros de la región del Zaan fueron traslados y reconstruidos allí, para preservar el patrimonio histórico de la zona, mientras el resto de la comunidad continuaba  evolucionando.


Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2016/01/zaanse-schans-molinos-desde-Amsterdam.html
© Mimaletayyo
Su nombre proviene de la denominación que se le otorgó a las fortificaciones o “sconces” que se levantaron allá por 1574 para impedir el avance de las tropas españolas durante la Guerra de los Ochenta Años (la revuelta de las provincias holandesas contra el poderoso, en aquel entonces, Imperio Español). Hoy en día no queda nada de aquellas fortificaciones, aunque llegaron a existir 13 en la región del Zaan, siendo la mayor de ellas (Kalver-Schans) la única que resistió el ataque español.
 


Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2016/01/zaanse-schans-molinos-desde-Amsterdam.html
© Mimaletayyo

 

El pequeño pueblo holandés de Zaanse Schans, situado a tan sólo 20 kilómetros de Ámsterdam, es conocido por regalar una de las imágenes más fotografiadas de Holanda:  río y molinos en una estampa de cuento. Sin embargo, no siempre fue así, podemos decir que es un pueblo real e inventado a partes iguales.  Zaanse Schans significa “fortificación de Zaan” y recibe este nombre porque en 1574 un Gobernador al servicio de Guillermo de Orange hizo construir a los compatriotas holandeses fortificaciones contra las tropas españolas en este territorio. Su aspecto tal y como lo conocemos hoy día es fruto de la aprobación de un proyecto de conservación de ciertas áreas de Zaandam que conllevó que a lo largo del siglo pasado muchas construcciones fueran trasladadas de distintas partes de la región a justo esta población, para que permaneciesen intactas con el paso del tiempo. Han logrado recrear el ambiente del típico pueblo holandés de los siglos XVII y XVIII en el que los molinos de viento junto al río son el atractivo principal.

   

  

Si algo destaca en este pueblo son sus molinos, algunos pueden visitarse (hay que pagar entrada), para poder ver su proceso de trabajo. Hay seis gigantes crujientes y palpitantes:

-El molino de las especias (De Huisman): del siglo XVII. Elaboraba mostaza, pero ahora se dedica a las especias.

-El molino  aserradero (De Gekroonde Poelenburg): del siglo XIX. A los molinos con su forma se les denomina “paltrokmolen“, porque tienen una forma similar al “paltrok“, una prenda masculina como un chaquetón pero con vuelo.

-El molino de pintura (De Kat): del siglo XVII. En él se trituran diferentes pigmentos para elaborar pinturas. Este molino sí que sigue ubicado en el mismo sitio donde se construyó.

-El molino aceitero (De Zoeker): se cree que es al menos de principios del siglo XVII.

-El molino aserradero (Het Jonge Schaap): este molino huele a madera y cera. Es una réplica de 2007 de uno muy anterior.

  

  

  

   

   

En Zaanse Schans también podemos encontrar una quesería, una fábrica de zuecos, un museo, tiendas de souvenirs y una cafetería.

anterior Haarlem                           comienzo de página                      siguiente   Alkmaar                   HOLANDA