El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO RUMANIA  

  BRASOV

Tras desayunar partimos  de la ciudad de Saghisoara hacia la ciudad de Brasov. 

   

  

Está situada en el centro de Rumania. Esta ciudad es el centro y eje de Transilvania y uno de los lugares más visitados de Rumanía debido a su arquitectura gótica, barroca y renacentista, así como a su riqueza en atractivos turísticos y su proximidad a las montañas de los Cárpatos meridionales. Fue fundada por caballeros teutones en 1211 y luego poblada y fortificada por sajones transilvanos. Brasov rezuma un nítido ambiente medieval.

El centro del Brasov medieval es la Piata Sfatului (Plaza del Ayuntamiento), una de las más bonitas del país y también un buen lugar para sentarse en un banco y disfrutar del entorno. En el centro de la plaza está el Viejo Ayuntamiento (1420), que actualmente alberga el Museo de Historia de Brasov. Este edificio fue construido en 1420 y servía como lugar de reunión de los concejales del ayuntamiento. Sobre el edificio está la Torre del Trompetero, usada en la Edad Media como torre de vigilancia.

   

Alrededor de la plaza encontramos la Casa Hirscher (o Merchant's House), de estilo renacentista y ahora ocupada por el restaurante Cerbul Carpatin

   

La esquina sudeste de la plaza Sfatului está dominada por la Iglesia Negra, el icono más famoso de la ciudad y la principal iglesia gótica de Rumanía y la más grande entre Viena y Estambul. Construida entre 1385 y 1477, su nombre viene de cuando, en 1689, un gran incendio destruyó la mayor parte de la ciudad y ennegreció las paredes de la iglesia. En su bonito interior encontramos galerías, vidrieras de colores, un enorme órgano de 4.000 tubos, grandes columnas de piedra y paredes adornadas con 119 fabulosos tapices turcos.

  

Por la calle Republicii, la abigarrada arteria peatonal siempre rebosante de vida, se prolongan esas hermosas fachadas barrocas que contornean a plaza Sfatului.

  

 

Tomamos un café en una cafetería antigua

  

Paseamos y pasamos por La puerta de Santa Catalina, Brasov es la única entrada a la ciudad vieja que se ha conservado hasta nuestros días (1535).

  

    

Visitamos los jardines cercanos al funicular y se puede ver como la ciudad estaba fortificada. Entre los siglos XV y XVII los sajones fortificaron la ciudad vieja de Brasov con murallas, torres defensivas y puertas. Originalmente la muralla tenía una altura de 12 metros y una longitud de 3 km, de la que actualmente aún queda parte de ella. De los 7 baluartes originales, sólo unos pocos han sobrevivido, incluyendo el restaurado Bastión Graft (de 1521), que se encuentra en mitad del ala noroeste de la ciudadela.

   

Al día siguiente y después de desayunar salimos a visitar el Castillo de Bran o de Drácula

 

En el siglo XIV, el castillo formaba parte de un complejo de ciudadelas de frontera. El primer certificado de la ciudadela de Bran data del 19 de noviembre 1377.Construido en 1378 sobre la cumbre de una roca, el Castillo de Bran fue torre de defensa y control del camino comercial que conectaba la provincia Valachie y Transilvania, punto de aduana, residencia real y hoy museo de historia y arte feudal. El castillo fue construido sobre una enorme roca de 75 m. de altura y la primera referencia a él aparece en el año 1377. Desde 1920 a 1957 fue residencia real de la Reina María de Rumania.

   

El príncipe de Valaquia, Vlad el Empalador, inspirador del mito de Drácula, utilizó con fines militares varias veces durante su reinado esta fortaleza en el siglo XV. El Castillo de Bran fue propiedad de los sajones de Brasov (colonos alemanes) desde fines del siglo XV hasta 1918, cuando lo regalaron a la reina de Rumania, María de Sajonia Coburgo Gotha, que lo convirtió en residencia estival de la familia real.

La reina María dejó el castillo en herencia a su hija, la princesa Ileana, casada con Antón de Habsburgo. Los herederos de Ileana recuperaron en mayo de 2006 el castillo, valorado entonces en unos 20 millones de euros, y los nuevos propietarios prometieron mantenerlo al menos tres años como museo. Actualmente el castillo alberga un museo de arte medieval administrado por el Ministerio de Cultura, y es uno de los monumentos históricos de Rumania más conocidos y visitados.

  

  

     

 

 

Entre 1920 y 1930, el castillo alberga la residencia real que hizo modificaciones y nuevas adaptaciones con un bueno gusto. Para compensarla, los lujosos salones, decorados con muebles importados de Europa occidental por la reina María, se comunican por estrechas escaleras de caracol, como las que uno imagina que debe tener un castillo de época.

   

 

Nuestra siguiente etapa es la población de Sinaia

comienzo de página                      SINAIA                     Rumania