El rincón de Jesús y Mariví

ViajesPerfilesMi trabajoPortadaEventos

 

 

  

        AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIOARGENTINA   

        CHALTEN

          Para llegar al Chalten cogimos un autobús en el pueblo de Calafate. Tardamos cinco horas por una carretera de tierra y arena. Paramos a mitad de camino en el hotel de la Leona.

 

Hacemos una pequeña parada antes de llegar al Chalten para disfrutar de las primeras imágenes de las míticas montañas.

  

      Llegamos a media día con un tiempo espléndido. Nos acomodamos en el hotel que teníamos reservado y salimos a pasear

      Se autodenomina el pueblo más joven de la Argentina. Tiene como fecha de fundación el 12 de octubre de 1985, día en que el el gobernador Arturo Puricelli, con notable visión estratégica, firmó el decreto que ordenaba su creación, con el fin de promocionar el asentamiento poblacional en la zona cordillerana de la provincia, por entonces con cercanos sectores en disputa con Chile. El gobierno provincial construyó viviendas y la infraestructura adecuada. El censo del año 1991 indicó que solo era poblado por apenas 41 habitantes estables, los que que treparon a 371 en el censo del año 2001.

 

 

    La mayoría de los visitantes que llegan a El Chaltén lo hacen para practicar deportes de montaña como el trekking, el montañismo, ráfting, cabalgatas, excursiones y los interesados en su flora, fauna, o la pesca deportiva, siendo imperdibles las caminatas en derredor de las imponentes agujas graníticas que rodean a la villa.

 

        El Cerro Torre estaba totalmente despejado, por lo que aprovechamos para comer un poco y realizar el trekking a la Laguna Torre. Tardamos 6 horas en total, entre ida y vuelta. El paisaje era maravilloso y la vista de la laguna con el Cerro al fondo es impresionante.

El sendero está perfectamente señalizado, no hay manera de perderse si se sigue con atención las señales, hay que estar atentos a las estacas pintadas que demarcan la senda imaginaria.

 

  

Después de hora y media llegamos a un mirador donde descansamos unos minutos para continuar hacia la Laguna. Desde aquí se tiene la hermosa vista del cordón del Cerro Torre, el Cordón de Las Adelas y parte del macizo del Cerro Fitz Roy. 

 

    El camino continúa con leves ondulaciones aproximándose al cause del río, hasta llegar al campamento De Agostini, luego de unos 45´min. Se continúa por 10´ más para arribar, luego del cruce de las morenas, a la Laguna Torre.

 

 

Llegamos a la Laguna Torre.  Desde aquí,  la espectacular vista del Cerro Torre, flanqueado por las agujas Egger, Standhard y Bífida y el Cordón de las Adelas, con sus impresionantes glaciares derramándose en la laguna.

  

 

         Al día siguiente el cansancio y los dolores musculares se hacían notar. Aprovechamos el día para visitar la Laguna del Desierto. Nos desplazamos en  coche para recorrer los 30 kms de distancia. Atravesamos un puente medio derruido para a continuación pasear por la orilla de la Laguna del Desierto. El día fué relajante como preámbulo para afrontar al día siguiente el trekking al Fitz Roy.

  

 

 

    El tercer día a primera hora de la mañana y tras desayunar nos desplazamos en coche hasta la Hostería del Pilar, lugar de partida para la caminata por el sendero que nos acerca al campamento base del FitzRoy. Tras 2 horas llegamos al campamento base donde comenzamos la fuerte ascensión a la Laguna las Tres. Empinada, pedragosa y de gran dificultad. Tras varias paradas para descansar llegamos al destino. Una hora de fuerte subida. Mereció la pena tal esfuerzo, pues la vista es maravillosa. Permanecimos bastante tiempo recreando la vista a pesar del aire frío que nos azotaba. Tomamos unos alimentos antes de emprender el descenso. Regresamos por el camino que nos conduce a el pueblo de Chalten. Tardamos 3 horas. El cansancio era importante pero tras una ducha quedamos como nuevos. Al día siguiente retornábamos para Calafate.

   

 

 

  

   

 

 

 

volver a Calafate         volver arriba             ir a Salta