El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO HOLANDA  

MAASTRICH

Maastricht es una de las ciudades más antiguas de Holanda, y se comprueba inmediatamente paseando por su centro histórico. Iglesias, murallas, monumentales casas señoriales y amplias plazas se suceden armoniosamente junto con una amplia y variada oferta comercial.

  

Por su ubicación estratégica a orillas del Mosa, Maastricht ha sido siempre un lugar de interés para los gobernantes extranjeros. La ciudad sufrió incontables ataques y sitios. Durante siete siglos se realizaron sin cesar obras para construir y mantener las murallas, los fosos y los fuertes de la ciudad, así como otros elementos defensivos de los alrededores. El resultado es un laberinto de pasajes subterráneos con un diseño muy inteligente que podía albergar unidades militares de hasta 5.000 soldados. Cada uno de ellos sabía exactamente qué tenía que hacer si el enemigo se ponía a tiro.

  

 

Helpoort, también conocida con el siniestro nombre de "la puerta del Infierno", era una de las antiguas puertas de la muralla y se usaban para acceder a la ciudad. Esta impresionante puerta construida en 1229 es la puerta más antigua que se conserva en Holanda.

 

   

 

 

 

Markt van Maastricht: Ésta es una de las plazas más prestigiosas de la ciudad y de visita obligada en Maastricht. También se la conoce como la plaza del mercado, y está rodeada de edificios históricos como el Ayuntamiento. Esta hermosa plaza data del siglo XVII

 

Maastricht es una ciudad fantástica con numerosas estructuras y plazas históricas. Pero hay un lugar concreto que no puedes pasar por alto bajo ningún concepto: la plaza Vrijthof. Esta plaza ha atraído a la gente desde la Edad Media, cuando los peregrinos acudían a visitar el sepulcro de San Servacio. En nuestros días, la plaza Vrijthof es conocida por sus cafeterías al aire libre y los eventos que se celebran en ella. Vemos la Basílica de San Servacio : En esta hermosa basílica uno podrá ver todas reliquias de la historia religiosa de Holanda, ya que fue el lugar de residencia del primer arcipreste de Holanda: Santo Servas. Si vais a visitar Maastricht y aprovechas para visitar el interior la basílica, tendrás la oportunidad de conocer gran parte de la historia de San Servas, donde además reposan sus restos. Justo al lado de la basílica  se encuentra la iglesia de St. Janskerk, que se caracteriza por su hermosa torre gótica.

 

La plaza Vrijthof es una bonita plaza situada en el centro de Maastricht, totalmente adoquinada y rodeada de árboles. Muchos restaurantes y cafés agradables circundan la plaza. Junto a la plaza Vrijthof se encuentra la Basílica de San Servacio, una catedral románica que esconde criptas y tesoros.

 

 

En la foto de la derecha está la Selexyz Dominicanen: Esta conocida iglesia es una curiosidad digna de conocer. Se trata de una iglesia reconvertida en una librería (a los holandeses les gusta mucho convertir y readaptar lugares). Aunque parezca extraño ir a visitar una librería, en este caso vale mucho la pena. El Selexyz Dominicanen es un edificio impresionante de tres plantas repletas de libros y una entrada espectacular.

  

En Maastricht casi todo es diferente de en el resto de Holanda. La herencia de veinte siglos de historia se hace patente en el casco antiguo de la ciudad. Vayas donde vayas, las interesantes vistas, las iglesias centenarias y las hermosas fachadas te causan intriga.

 

  

In de Moriaan es el café más pequeño de Holanda, pero sus terrazas al aire libre y cubiertas ofrecen un espacio único en una coqueta plaza monumental, Op de Thermen. Es un lugar ideal para tomar una copa de vino, una tabla de quesos o unos deliciosos caracoles.

   

   

comienzo de página                    anterior Thor                     siguiente Tilburgo,Bolduque,Breda                     HOLANDA