El rincón de Jesús y Mariví

Mi trabajoEventosPortadaviajesPerfiles

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIO RUMANIA  

  MOLDAVIA

Pasamos de la región de Maramures cruzando los Cárpatos Orientales a la región de Moldavia.

Moldavia (en rumano Moldova) es una región geográfica e histórica del nordeste de Rumania. La República de Moldavia formaba parte de ella hasta la ocupación soviética.  La Moldavia rumana está constituida por ocho distritos, con un total de 46.173 km² (el 19.5% de Rumania). La población total está estimada en 4,7 millones de habitantes (el 21.6% de la población rumana).

   

 

Llegamos a la localidad de Gura Humorului y nos acomodamos en el Hotel Best Western. La ciudad de Gura Humorului está situada en el  departamento de  Suceava (Bucovine del sur). La ciudad es atravesada por el río "Moldova" que recolectan los pequeños ríos de "Humor" y "Voronet".

  

Paseamos por esta pequeña ciudad  y visitamos las pocas cosas interesantes de ver

  

 

   

 

Al día siguiente después de desayunar salimos a visitar los Monasterios más interesantes que se encuentran en esta región. Son Patrimonio de la Unesco ( siglos XV Y XVI).  Comenzamos con el Monasterio de Voronet, llamado "La capilla Sixtina del Oriente".


 

La entrada se encuentra junto al cementerio

La iglesia destaca por su coloración azulada dado el extenso uso de lapislázuli. Las pinturas de la cara norte, y en menor cantidad, de la cara oeste de la iglesia han sufrido daños, pero las de la cara sur y este están magníficamente conservadas. El Árbol de Jesé es una composición armoniosa, en la que blancas volutas y detalles contrastan con el fondo azulado y las figuras rojizas. La puerta está rodeada por escenas de las vidas de San Nicolás y de San Juan

En el pórtico podremos observar una magnífica escena del Juicio Final, probablemente la mejor de entre todas las que podemos encontrar pintadas entre los diversos monasterios.
Los ángeles tocan el 'Bucium', el instrumento de los pastores rumanos parecido al 'Alpenhom', mientras de las tumbas se levantan los muertos y los animales salvajes traen los restos que devoran. Un elefante pasa con calma, se muestra el rey David tocando el 'Cobza' Moldavo (una especie de guitarra o laúd), y la sirena que representa al mismo mar monta en su delfín. En un medallón por encima de ellos se sienta Cristo en gloria, mientras de abajo de él encontramos el trono del juicio adornado por la cruz y llevando el Evangelio y la paloma que simbolizan el Espíritu Santo. La mano de Dios, debajo, sostiene las medidas que pesan las almas de lo hombres.

  

   

   

El monasterio de Moldovita
En Moldovita unas paredes cubiertas de hiedra encierran un preciosa iglesia de la Anunciación, con fecha de fundación durante la primera mitad del siglo XV, y completamente reconstruida por Petru Rares en 1532.

  

Los frescos fueron pintados por Toma de Suceava en 1537. Las pinturas del axis muestran la procesión tradicional de los santos llevando a la Virgen sentada en un trono con su hijo en el regazo. Debajo de ellos una representación del cordero de Pascua recuerda a los creyentes que Cristo ganó a la muerte con su sacrificio en la Cruz.

     

    

  

Los muros defensivos exteriores, de 5 metros de altura y más de un metro de grosor, incorporan edificios de piedra blanca con azoteas negro-escalonadas. Las celdas de las monjas se sitúan a un lado del complejo, mientras en la esquina noroeste hay una residencia principesca restaurada, usada actualmente como museo del bordado eclesiástico y el arte religioso.

El monasterio de Sucevita


Sucevita es por orden cronológico el último y más grande complejo monástico de entre todos los monasterios con pinturas en Bucovina. Tiene la apariencia de una fortaleza real, con sus torreones, sus contrafuertes y sus rutas de patrulla. Fue erigido en 1581 por Jorge Movila, Obispo de Radauti, y consagrado a la Asunción en 1584. El príncipe gobernante Ierema Movila, hermano de Jorge, añadió a la iglesia dos porches abiertos (uno en la cara sur y otro en la cara norte). Además construyó casas, gruesos muros circundantes y torres de defensa. La leyenda cuenta que una anciana mujer trabajó durante 30 años llevando piedras en su carro de bueyes para la construcción del monasterio, consiguió que esculpieran su rostro en una piedra negra del patio de la iglesia.

Las pinturas en Sucevita son las mejor preservadas, tanto las interiores como las exteriores. Los frescos están pintados en rojo y azul púrpura, en contraste con un fondo verde esmeralda. Hay mucho oro, tomado del arte de la miniatura. Los murales pertenecen a los maestros Rumanos de la escuela de pintura Moldava,- Ioan el Pintor y su hermano Sofroine de Suceava -. Tienen un fuerte carácter narrativo y muchos de ellos representan escenas tomadas de la vida cotidiana durante el siglo 16 en Moldavia.

 

  

   

Salimos hacia la ciudad de Sighisoara en Transilvania , cruzando los Cárpatos Orientales por el desfiladero del río Bicaz y el Lago Rojo. Pasamos por bonitos paisajes.

    

Desfiladero del río  Bicaz. Este impresionante cañon (Cheile Bicazului en rumano) está formado por el río Bicaz y es una vía de paso natural entre las regiones de Moldavia y Transilvania. Transcurre a lo largo de 8 km, entre las poblaciones de Lacu Rosu y Bicazul Ardelean, y la carretera que serpentea por él está considerada como una de las más espectaculares del país, formando parte además del Parcul National Hasmas-Cheile Bicazului. A medida que conducimos hacia el oeste, en dirección a Lacu Rosu, las paredes de piedra caliza del desfiladero van ganando altura y superan los 300 m. de alto, asemejándose a las murallas de una enorme ciudadela.

  

  

En el extremo oeste del cañón está Lacu Rosu, un centro vacacional situado a 980 m. de altura y famoso por su lago, el Lago Rojo, el cual se formó en 1838 cuando un deslizamiento de tierras taponó el río Bicaz e inundó el valle formando el lago. En Rumanía este lago está considerado como una rara maravilla natural por el curioso bosque de troncos de árboles muertos que emergen de sus aguas turbias en un ángulo de 45 grados.

  

Continuamos el viaje hacia la ciudad de Sighisoara

   

   

comienzo de página                      SIGHISOARA                     Rumania