El rincón de Jesús y Mariví

ViajesPerfilesMi trabajoPortadaEventos

 

 

  

        AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIOARGENTINA   

Península Valdés

            En Península Valdés pernoctamos  en un hostal en Puerto Pirámides llamado Agua Marina.

        Pocos lugares en el mundo ofrecen la posibilidad de observar en su ámbito natural tanta cantidad de animales. Península Valdés, sobre el mar Atlántico, y a 77 kilómetros de Puerto Madryn, es uno de ellos. Gigantescas ballenas a unos pocos metros, lobos y elefantes marinos, pingüinos, numerosas aves, guanacos y otras especies terrestres se concentran en esta Reserva Natural de 360 mil hectáreas en donde casi no hay más habitantes y estrellas que estos. Tan destacable es la población faunística, que la Unesco declaró a este sitio "Patrimonio de la Humanidad".

          Puerto Pirámides está enclavada en la Península Valdés, situada en el extremo nordeste de la provincia de Chubut. Este rincón de la estepa patagónica contrasta con las aguas del Atlántico que golpean sobre los acantilados de la costa. Es el lugar elegido por la ballena franca para su reproducción y alumbramiento. Todos los años, de junio a diciembre, pueden observarse estos increíbles animales que brindan un espectáculo único. A su vez, los delfines y toninas se pueden admirar en cualquier estación.
       
Es un pueblecito de unos 200 habitantes que está situado dentro del Parque Natural. Aquí es donde se realiza a diario el avistaje de Ballenas. Sus habitantes son amables y dispuestos a ayudar.

  

 

Realizamos una caminata desde Puerto Pirámides de unos 3 kms para visitar esta lobería.

  

  

 

        Nosotros realizamos el avistaje de Ballenas con un barco capitaneado por Pinino. Tuvimos suerte y el avistaje fué expléndido. La ballena que aquí se puede ver es la Franca austral del Sur. La ballena franca austral (Eubalaena australis) es un mamífero perteneciente al orden de los cetáceos, que comprenden a las ballenas, delfines y marsopas y que a su vez pertenece al suborden de los mysticetos, que núclea a las grandes ballenas con barbas como órgano alimentario. Su cuerpo es curvado , de color negro o grisáceo oscuro y con manchas irregulares de color blanco en la superficie ventral.

 

     La excursiones duran dos horas y las embarcaciones  tienen capacidad entre 20 y 70 pasajeros.  Se les provee a los turistas de capas rompeviento impermeables.

 

  

  

 

       El aspecto más característico de estas ballenas, es la presencia de callosidades, en la parte superior y costados de la cabeza. El tejido de las mismas es de epidermis de consistencia córnea. Cada ballena tiene un único patrón de callosidades que no varía con el transcurso de los años, lo cual permite individualizarlas y así identificar a los distintos ejemplares. La ballena franca tiene su primer cría ente los 7 u 9 años de edad.

 

      Al otro día realizamos una excursión donde contemplamos a las Toninas. Son parecidos a los delfines con gran destreza y velocidad

  

 

     Continuamos con la visita al Parque Nacional de Punta Tombo.

       ¿Se imagina ser parte de una comunidad de pingüinos por un día?. Bueno, eso es lo que se puede ser en Punta Tombo, a 181 kilómetros de Puerto Madryn y a 110, aproximadamente, de Trelew. En esta Reserva Faunística se puede caminar entre estas elegantes aves, observar su forma de vida, seguir de cerca sus pasitos, mirar cómo conservan sus nidos y crías entre los arbustos, y ver un poco mas de lejos cómo nadan en el mar.

Punta Tombo es la colonia de pingüinos magallánicos más grande del mundo, y no sólo eso, no existe otro asentamiento de pingüinos de esta magnitud a la que se pueda acceder tan fácilmente. Eso sí, para que siga siendo así, se debe cumplir estrictamente ese dicho de que: "se mira y no se toca".

Punta Tombo es una estrecha y pedregosa franja que penetra en el mar unos 3,5 km; sus amplias playas presentan un suave declive que aprovechan los pingüinos para formar sus nidos. En 1979 la provincia de Chubut la declaró Reserva Faunística para proteger a los Pingüinos de Magallanes, y las especies que conviven con ellos.

Las aves arriban anualmente a este lugar para anidar, aparearse, tener sus crías y mutar para luego emprender el viaje de regreso hacia el noreste de Sudamérica y cíclicamente regresar al año siguiente. Los visitantes se sorprenden mirando cómo se desplazan de aquí para allá buscando sus nidos o corriendo tras sus pichones.

El paseo por éste parque fué maravilloso, pues el contacto constante con los pingüinos es una sensación alucinante.

 

 

   

 

 

        A última hora por la tarde visitamos el pueblo de Gaiman.

        Gaiman comenzó a poblarse a fines de 1874, convirtiéndose en el segundo de los centros urbanos del Chubut. El primero fue Rawson la ciudad capital, fundado por inmigrantes del País de Gales que arribaron a la Patagonia en 1865. Cuando este grupo quedó reducido a menos de un centenar de colonos, el Reverendo Abraham Matthews, viajó a Gales y a Estados Unidos en busca de nuevos aportes. Una de las consecuencias de este incremento fue el surgimiento de Gaiman, junto al río Chubut y al pie de las lomas de su margen norte.

El Té Galés es una costumbre familiar que trajeron los colonos galeses y hoy forma parte de la cultura de Gaiman y otros lugares influenciados por estas personas. El Té se acompaña de su típica torta negra, tarta de crema, torta de nuez, tarta de manzana, torta de chocolate con crema, y tartas con frutas, además de sus deliciosos dulces y manteca regional, con los que podemos acompañar los deleitables scons y su infaltable pan casero.

 

  

     En este pueblo también se encuentra el parque de reciclaje de el Desafío. Creado por un jubilado y que posee el Record  Guiness

. 

volver a Buenos Aires          volver arriba            ir a Ushuaia